Victory-Wendy's-removes-soda-from-kids'-meals-MainPhoto

Victory-Wendy's-removes-soda-from-kids'-meals-MainPhoto

Como madre me voy a enfrentar a innumerables batallas, grandes y pequeños, mientras crío a mis hijos. Viene con el desafío de criar hijos sanos. Lo entiendo y soy la mejor madre que puedo ser. Sin embargo, lo que me irrita son las batallas instigadas por otros fuera de mi casa, los que atentan contra mi autoridad como madre y me obligan a convertirme en la madre “mala” en aras del bienestar de mis hijos. Ningún padre debe ser colocado en esa situación; sobre todo por las empresas que utilizan productos nocivos a sabiendas para su propio beneficio.

Los padres tienen una voz
Nuestras voces son poderosas. El sonido del grito de una madre puede despertar a un niño dormido, parar de una rebelión y prevenir un accidente. Su poder no está en el tono o el nivel de sonido. No, su poder viene del amor. El amor nos mueve a levantar nuestras voces. Nos impulsa a ponernos de pie cuando nuestros hijos no pueden. Nos lleva a mover montañas. 

Lee también: Aperitivos saludables para viajes de verano

Movimos una montaña
Las bebidas azucaradas, como las ofrecidos previamente en el menú infantil de Wendy, son contribuyentes principales a una multitud de efectos adversos en los niños, incluyendo alterar la memoria a largo plazo, el aumento de la conducta agresiva, la obesidad infantil, las enfermedades relacionadas con la obesidad y los problemas dentales. Es aún peor para los niños hispanos, que consumen más bebidas azucaradas que el promedio nacional.

Victory-Wendy's-removes-soda-from-kids'-meals-Photo2

 MomsRising y sus miembros se pusieron de pie en contra de Wendy, un Goliat de las grandes  cadenas de hamburguesas, y ganó. Burger King, la última de las 3 grandes cadenas de hamburguesas, dijo en un comunicado por correo electrónico que  la empresa está “actualmente en el proceso de análisis de la eliminación de las bebidas gaseosas azucaradas del menú de nuestros hijos”.

Únase a nosotros,  pida a Burger King que haga lo correcto por nuestros hijos.

Ganamos el derecho a criar a los niños sanos. Hemos ganado el derecho a tener comida infantil sin gaseosas y bebidas saludables en el menú de nuestros hijos, sin la comercialización de los no saludables. Hemos ganado el derecho a disfrutar de una comida sin tener una bebida azucarada sugerida para nuestro hijo. Hemos ganado el derecho a tener opciones saludables sin sodas.

Y, eso es una victoria real.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *