15-Signs-You-Resort-to-Bribery-with-your-Kids-too-Often-MainPhoto

Ser padres es duro, y en nuestra sociedad enfocada a resultados, pareciera natural sobornar a nuestros hijos para obtener un buen comportamiento. De acuerdo a la Encuesta de Dinero, Padres e Hijos del 2014 de T. Rowe Price, el 48% de los padres admiten sobornar a sus hijos. Así que casi la mitad de nosotros admitimos sobornar a nuestros hijos, y los que dicen que nunca lo hacen… bueno. Honestamente, ¿quién no ha ofrecido nunca un premio especial a su hijo a cambio de buen comportamiento?

Lo importante es notar que no todos los sobornos son malos, pero hacerlo demasiado definitivamente puede regresar resultados no deseados. Aquí hay 11 señales de que quizá estás sobornando a tus hijos demasiado.

1. Están un poco demasiado dispuestos a ayudar.
Claro que es bueno que tus hijos se ofrezcan a ayudar, pero cuando empiezan a hacerlo para hacer cosas inútiles mientras te preguntan qué obtendrán a cambio, las cosas han ido demasiado lejos.

Lee también: 15 formas en que las latinas preparan a sus hijos para el S.XXI

11-Signs-You-Resort-to-Bribery-with-Your-Kids-Too-Often-photo2

2. Te extienden la mano después de terminarse el postre.
Cuando empiezan a esperar premios hasta por comerse el postre o por ir al parque de diversiones, es probablemente porque estás sobornándolos de más.

11-Signs-You-Resort-to-Bribery-with-Your-Kids-Too-Often-photo3

3. Tienen muchas cosas.
Cuando tus hijos tengan más cosas que tú, retírate y reflexiona sobre la cantidad de recompensas que les estás dando.

11-Signs-You-Resort-to-Bribery-with-Your-Kids-Too-Often-photo4

4. Un cajón de premios vacío te provoca un ataque de ansiedad.
¿Entras en pánico cuando te das cuenta de que ya no tienes ‘premios’? Si es así, es hora de tener una nueva estrategia para lograr un buen comportamiento.

11-Signs-You-Resort-to-Bribery-with-Your-Kids-Too-Often-photo5

5. Tus hijos contrataron a un administrador para que negocie los términos.
Si tu hijo de siete años consigue una mejor oferta en un carro usado que tú, entonces el soborno ha llegado demasiado lejos.

11-Signs-You-Resort-to-Bribery-with-Your-Kids-Too-Often-photo6

6. Nunca se portan mal. Nunca.
Porque estás pagándoles para que se porten bien.

11-Signs-You-Resort-to-Bribery-with-Your-Kids-Too-Often-photo7

7. Has pasado de sobornar niños a sobornar adultos.
Si intentas escaparte de una multa ofreciéndole al policía una galleta, es hora de parar.

11-Signs-You-Resort-to-Bribery-with-Your-Kids-Too-Often-photo8

8. Los sobornos ya no funcionan.
Oh no. ¡Oh no, oh no, oh no!

11-Signs-You-Resort-to-Bribery-with-Your-Kids-Too-Often-photo9

9. La frase “porque yo lo dije” es completamente desconocida.
Si tus hijos no entienden por qué sus amigos tienen qué hacer lo que su mamá les dijo sólo porque “ella lo dijo”, entonces quizá deberías empezar a usar esta frase con más frecuencia tú misma.

10. Tu hijo posee la hipoteca de tu casa.
¡Por favor dinos que no has llegado tan lejos!

11-Signs-You-Resort-to-Bribery-with-Your-Kids-Too-Often-photo11

11. Han empezado a subir las apuestas.
Les ofreces una mentita y ellos detienen su berrinche para decir: “creo que ambos sabemos que te puedes esforzar más.” No. Está. Bien.