Tipping-Point-14-Things-to-Consider-when-Leaving-Gratuity-MainPhoto

Hay un mito urbano sobre un restaurante en el barrio chino de Nueva York en el que uno de los meseros persigue a los clientes tacaños que no siguen las reglas básicas para dejar propina por la calle, maldiciéndolos en cantonés. Todos los restaurantes, quizá, deberían adoptar esta práctica. No hay nada más grosero que dar propina de menos, especialmente cuando los empleados dependen de cada dólar que dejes para llegar a fin de mes. “Las propinas no son opcionales. Son como se paga a los meseros en América,” explica Chelsea Welch, una mesera ahora famosa de Applebee. ¿No dejas propina? Entonces ellos no podrán hacer las compras, ni pagar la renta, ni nada.