Escucha esto 5 mitos a esclarecer sobre la limpieza de los oídos-MainPhoto

Escucha esto 5 mitos a esclarecer sobre la limpieza de los oídos-MainPhoto

Aún podemos escuchar el: “¡No olvides limpiarte los oídos!”  de nuestra madre. Como adultas, sabemos que ella se refería a limpiar alrededor y detrás de los oídos y no tanto a fregar el interior de éstos, pero aun así, los oídos eran una gran fijación para la hora del baño. Y ahora, muchos años después, los expertos argumentan que la limpieza de los oídos en realidad es una mala idea. ¿Así qué quién tiene la razón? ¿Deberías estar limpiando la parte interior de tus oídos? La respuesta corta es absolutamente no. Baja ese hisopo y escúchanos: puedes hacer mucho más daño que bien si usas hisopos para limpiar tus oídos.  Y aunque no es una buena idea limpiar el interior de tus oídos, también es extremadamente común sentir que en verdad necesitas entrar ahí y poner orden. De acuerdo con Douglas Bakouts, M.D., jefe del comité de la audición del American Academy of Otolaryngology, Head and Neck Surgery (AAO.HSNF), en un artículo para The Huffington Post: “Cada año cerca de 12 millones de americanos van a sus doctores con “cerilla excesiva o impactada”, una forma realmente asquerosa de decir que tienen problemas serios de cera de oídos”.

Y si eres una fanática extrema de los hisopos, entonces probablemente estás pensando que simplemente no puedes eliminar tu rutina de limpieza de oídos. Se siente bien y limpia tus oídos, hace más fácil el escuchar, y se deshace de esa agua molesta que está en tu oreja después de bañarte. Pero la razón por la que te sientes al borde de la adicción de limpiar tus oídos es: “porque te has creado un vicio de “ciclo de rascar y picar”… mientras más frotes la piel de tus orejas, más la histamina que liberas, que a su vez hace que la piel  se irrite e inflame—justo como ese piquete de mosquito se torna con más ganas de rascar mientras más lo rascas. Además, debido a la lubricación natural de la cera de los oídos, removerlo simplemente puede hacer que tus orejas estén más secas, motivándote a seguir metiendo hisopos ahí en un intento fallido de alivio”. En otras palabras, puedes pensar que estás haciendo más limpios y mejores a tus oídos, pero en realidad los estás empeorando. Deja de limpiarte los oídos. Aquí hay 5 mitos comunes sobre la limpieza de los oídos: ahora que sabes la verdad, puedes empezar a practicar hábitos inteligentes y seguros del cuidado de los oídos.

Lee también: El futuro es ahora: 10 razones para empezar a usar un cepillo de dientes eléctrico

Escucha-esto-5-mitos-a-esclarecer-sobre-la-limpieza-de-los-oídos-Photo1

La cera del oído debe ser removida– FALSO
Falso. La cera del oído no es como mugre o suciedad; en realidad se supone que está ahí por muchas razones. Primero que nada, la cera del oído ayuda a mantener a tus oídos lubricados para que la piel de adentro no quede muy seca. Segundo, la cera en tu oído exterior protege a tu oído interior al prevenir la exposición a bacterias, agua y otras fuentes de infección. De acuerdo con la American Academy of Otolaryngology–Head and Neck Surgery: “La cerilla o cera del oído es saludable en cantidades normales y sirve como un agente autolimpiador con propiedades de protección, lubricación  y antibacteriales. Una cantidad normal de cera es algo bueno; solo cuando se vuelve excesiva y causa dolor, incomodidad y molestias en la audición es cuando necesitas preocuparte. Pero ese escenario es raro. En un artículo para SELF Magazine, el Dr. Christopher Chang, un otorrinolaringólogo en Warrenton, Virginia, explica: “El canal auditivo se autolimpia… en realidad no tienes que hacer mucho.  En ciertos individuos, la cera puede acumularse en el canal auditivo—y no quieres que se acumule al grado de que no puedas escuchar. Pero la mayoría de las personas no tiene que hacer nada”.

Mucha gente sufre de heridas de oído auto infligidas– VERDADERO
Tristemente, hay mucha gente que jura que tiene que limpiar sus oídos y se pone un tanto agresiva con los hisopos. Real Science informa: “Cerca de 7,000 personas son hospitalizadas con heridas de hisopos cada año—más que hojas de afeitar”. No seas una estadística; suelta ese hisopo y aléjate del espejo.

Escucha-esto-5-mitos-a-esclarecer-sobre-la-limpieza-de-los-oídos-Photo3

Puedes perforar tu tímpano–VERDADERO
Uno de los riesgos principales de limpiar el interior de tus oídos es que puedes empujar el hisopo profundamente en tu canal auditivo, causando un bloqueo, dolor y problemas para escuchar. De hecho, en vez de limpiarlo, puedes empeorarlo y penetrar el interior de tu oído al punto donde tu cuerpo no puede limpiarlo automáticamente. Pero incluso hay un riesgo mucho más grande (y más doloroso). Si empujas un hisopo muy adentro de tu oído y con mucha fuerza, en realidad puedes perforar tu tímpano, y confía en nosotras cuando decimos que es realmente doloroso y en verdad no quieres hacer esto. Para evitar causar cualquier daño a tu oído, sé gentil cuando limpies, no pongas objetos extraños como hisopos en tu oído, y si definitivamente debes limpiar ahí, solo inserta el hisopo cerca de dos centímetros desde la parte exterior de tu oído, para asegurar que no entres a la zona de peligro.

Escucha-esto-5-mitos-a-esclarecer-sobre-la-limpieza-de-los-oídos-Photo4

Nunca debes limpiar tus oídos–FALSO
No nos gusta decir nunca, porque por supuesto hay reglas y por tanto hay excepciones. Si tienes un exceso de cera y no puedes escuchar, necesitas limpiar tus oídos. Si algo entra en tus oídos (agua, mugre…) y quieres limpiarlos, hay formas seguras y efectivas para hacerlo. Los expertos están de acuerdo que los oídos solo deben de ser limpiados si experimentas dolor, escuchas un zumbido, tus oídos pican o tienes un olor extraño o tienes problemas para escuchar debido a un tapón de cera. E incluso así, necesitas practicar métodos seguros de limpieza de oídos, o necesitas buscar ayuda profesional. Pasar tiempo de calidad con un hisopo en tu oído cada día NO ES necesario, y no es una buena idea.

Escucha-esto-5-mitos-a-esclarecer-sobre-la-limpieza-de-los-oídos-Photo5

La mejor forma de limpiar tus oídos es con un hisopo
De nuevo, los hisopos son solo una receta para el desastre cuando se trata de limpiar el interior de tus oídos. Como Shape informa, Nitin Bhatía, M.D., del ENT and Allergy Associates en White Plains, NY, sugiere que en vez tú: “Agarres un Kleenex, lo uses para cubrir tu dedo meñique, y uses el dedo para gentilmente limpiar tu oído, cuidando de no empujarlo más lejos de lo que quiera ir. Haz esto después de la regadera, cuando la cera esté suave”. Otra opción es: “poner unas cuantas gotas de  aceite mineral, aceite de bebé, glicerina, o gotas comerciales en el oído. Las gotas detergentes como el peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida también pueden ayudar a quitar la cera”. Y por último, puedes escoger regar tus oídos utilizando una jeringa de agua o solución salina. Y por supuesto, puedes buscar la asistencia de expertos en otorrinolaringología profesional que pueden quitar manualmente la cera del oído no deseada y el exceso de cera, usando herramientas de succión o instrumentos especializados (que no debes de usar en casa).

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *