Aclarando el debate sobre las vacunas La dura realidad-MainPhoto

Aclarando el debate sobre las vacunas La dura realidad-MainPhoto

Actualizado (UPDATED) el 14 de mayo de 2018

En el debate sobre las vacunas infantiles, es fácil olvidar qué tan aterrorizados estaban los padres primerizos ante la posibilidad de que sus hijos estuvieran expuestos a—o, peor aún, que contrajeran—enfermedades como la difteria, el sarampión, la poliomielitis y la viruela. En la década de 1790, Edward Jenner creó la primera vacuna contra la viruela, pero no fue hasta las últimas décadas que tuvimos vacunas eficaces para una variedad de enfermedades. De hecho, la inmunización infantil de rutina no se estableció en este país hasta la década de 1960.

Entonces tiene sentido que un informe reciente del Pew Research Center encontró que, mientras la mayoría de los estadounidenses creen que las vacunas deben ser obligatorias, los adultos jóvenes son más propensos a sentir que los padres deberían poder elegir. Pew teoriza: los estadounidenses mayores son firmes partidarios de exigir la vacunación infantil – 79% dice que sostiene este punto de vista, en comparación con el 59% de los menores de 30. Una posible razón por la que los grupos de mayor edad podrían estar más a favor de la vacunación obligatoria, es que muchos de ellos recuerdan el momento en que las enfermedades como el sarampión eran comunes.

También es fácil olvidar cómo hace poco (y por qué) la vacunación infantil se convirtió en un tema muy debatido por los padres. Al igual que cualquier medicamento o tratamiento médico, ha habido casos raros en los que algunos han sido perjudicados por una vacuna, y algunas personas sospechan de todo lo dispuesto por el gobierno, pero el consenso general ha sido siempre que los beneficios superan con creces a los riesgos.

Lee también: Libres de gripe: 10 razones para vacunarse