Charla seria El agua de coco me está haciendo engordar-MainPhoto

Charla seria El agua de coco me está haciendo engordar-MainPhoto

En el mundo exhaustivo (y a menudo abrumante) de la pérdida de peso, rara vez piensas que tu agua podría estar haciendo más mal que bien a tu cintura. Después de todo, mantener hidratada es uno de los componentes claves para perder peso y estar saludable. Pero si el agua que estás bebiendo es agua de coco, entonces tenemos unas malas noticias para ti—podría estar saboteando tu dieta, y puede que ni quiera te des cuenta. Nota cuando decimos “podría”, porque no toda el agua de coco se crea de la misma forma. Y sí, hay montones de beneficios a la salud asociados con el agua de coco, así que antes de que empecemos a hablar de los problemas potenciales de pérdida de peso, necesitas pintar todo el cuadro.

De acuerdo con el Dr. Oz: “El agua de coco es obtenida desde el centro de cocos jóvenes y verdes, y, a diferencia de la leche de coco, no es grasosa y tiene un sabor suave y limpio”. Para repetir, no estamos hablando de la leche de coco, que es esa rica substancia cremosa y lechosa que sabe tan, tan delicioso, pero también está cargada con grasas y calorías. El agua de coco es clara (como el agua) y tiene un sabor dulce y sutil que es realmente refrescante. Probablemente te des el gusto en un día caluroso o después de ejercitarte, que tiene sentido porque el agua de coco es una forma perfecta de aumentar tu energía al hidratar tu cuerpo y recargándote de electrolitos. Piensa en ella como una versión más saludable y natural de una bebida energética. Mind Body Green informa que el agua de coco está cargada con potasio (una porción de agua de coco ofrece cerca del 13% de requerimiento de calcio diario necesario), magnesio (que ayuda a aumentar la energía) y antioxidantes (que son importantes para luchar contra los radicales libres y minimizar el daño en tu cuerpo).

Lee también: Con gas, Spritzers y Seltzer: ¿Sí o no o agua carbonatada?

Charla-seria-El-agua-de-coco-me-está-haciendo-engordar-Photo2

Hasta ahora suena como que el agua de coco es realmente buena para ti, ¿no? Es baja en calorías, está llena de nutrientes  benéficos a la salud y es refrescante. ¿Qué podría salir mal? Desafortunadamente, hay algunos lados malos de tomar esta bebida. Aunque el agua de coco es baja en calorías—un gran plus, en especial cuando comparas esta bebida con otros jugos de fruta o sodas—también es, según Livestrong: “Alta en azúcar y grasa saturada, que tal vez contrarreste sus beneficios de pérdida de peso si no se consume con moderación”. En cuanto a azúcar concierne, el agua natural y pura de coco puede tener 6 gramos de azúcar por porción. Eso no suena mucho, pero recuerda que la gente está tomando esta bebida como un substituto del agua (que tiene cero azúcares), así que si estás esperando los mismos resultados que obtendrías con una bebida libre de azúcar, prepárate para una desagradable sorpresa.  Además, esta bebida tiene cerca del 2% del valor diario para grasas saturadas; de nuevo, un número nada loco, pero ¿desde cuándo se supone que tu agua debe contener grasa alguna?

Charla-seria-El-agua-de-coco-me-está-haciendo-engordar-Photo3

La pregunta real es qué estás reemplazando cuando escoges el agua de coco. ¿Estás tomando esta ligeramente deliciosa y refrescante bebida como una forma de reemplazar sodas artificiales, jugos o leche de coco cremosa? ¿O está remplazando tú ingesta de agua? Si estás usando el agua de coco en lugar de bebidas cargadas con azúcar, conservantes y líquidos con calorías escondidas, entonces probablemente verás un cambio positivo en tu peso y en cómo luces y te sientes por dentro y por fuera. Si estás dejando el agua simple (que es la fuente definitiva de hidratación y tiene cero calorías o azúcar) y en su lugar bebes montones de agua de coco, entonces sí, podrías estar yendo con lo engañoso en cuando a pérdida de peso concierne.  Te sentirás hidratada y genial, así que ni te darás cuenta que en realidad estás consumiendo más calorías de las intencionales o que previamente consumiste, que podría resultar en el aumento de peso.

La-especia-olvidada-En-defensa-de-los-granos-de-pimienta-blanca-Photo4

Aquí hay algo más: si vas a beber agua de coco, bébela con moderación. Revisa las etiquetas para asegurarte que en verdad sea agua de coco y no esté cargada con saborizantes, azúcares o excesos de calorías. Y como con todo lo demás que consumes como parte de un estilo de vida saludable, presta atención a cómo te ves y sientes—si estás haciendo todo bien pero aún estás ganando peso, tal vez quieras dejar el agua de coco y apegarte al agua clásica.