Actualización en tratamientos de fertilidad-MainPhoto

Actualización en tratamientos de fertilidad-MainPhoto

De todos los tratamientos de fertilidad, la congelación de embriones es la que está causando más controversia y teniendo más titulares estos días que cualquier otra opción. La fertilización In Vitro (FIV) ha recorrido un largo camino desde que el primer bebé probeta nació en 1986. Desafortunadamente, como Sofía Vergara está descubriendo últimamente, las leyes aún no se han puesto al día con la tecnología.  El mes pasado, en la premier para Magic Mike XXL, ella fue recibida por unos manifestantes pro-vida recitando: “Sofía: descongela a tus hijas. Descongela tu corazón”, porque ella y su ex, Nick Loeb, están en desacuerdo sobre dos embriones que fueron creados cuando estaban juntos. Ella no quiere que sean usados; él quiere que se le permita tener una madre sustituta para llevarlos a término”.

De acuerdo con Pacific Standard: “En el 2006, las noticias estimaron que entre 400,000 y 500,00 embriones congelados fueron puestos en almacenamiento en los EE.UU.; algunos defensores de la donación de embriones afirman que hay por lo menos 600,000”. Y solo 8 estados tienen leyes que regulan la donación de embriones. Quizá te estés preguntando por qué el congelar embriones es más controversial que congelar óvulos. La gran diferencia entre estos dos tratamientos de fertilidad es que los óvulos congelados no están fertilizados, lo que significa que los embriones están un paso más cerca de ser un feto. El gran dilema legal es que si ellos deberían ser considerados una propiedad o una persona. ¡Esa no es una pregunta fácil!

Lee también: 8 signos de que tu hombre pudiera ser infértil

Actualización-en-tratamientos-de-fertilidad-Sabemos-todo-sobre-congelar-óvulos—-pero-congelar-embriones-Photo2

Aunque congelar los óvulos parece tener mucha más atención, hasta hace poco — tal vez porque es una opción para mujeres solteras que aún están esperando conocer al Mr.Right y reta las normas sociales al igual que al temido reloj biológico— el congelar embriones está mucho más establecido y tiene un porcentaje de éxito más alto. Y siempre se crean embriones extra en caso de que un embarazo falle. Mientras la tecnología continúa mejorando, terminamos con más y más excedentes de embriones viables en almacenamiento. Ya sea que seas o no pro-vida, es muy difícil decidir cómo manejar qué hacer con todos esos embriones no deseados.

Si alguna vez has revisado tratamientos de fertilidad, sabes que el FIV es increíblemente cara y a menudo no está cubierta con un seguro. La adopción también es un proceso largo y costoso. En cambio, transferir un embrión, usualmente cuesta menos de $4,000. Pero incluso el proceso no es tan sencillo como quizá pienses. Algunos grupos religiosos están trabajando con centros de almacenamiento de embriones para facilitar la “adopción” de embriones. Sin embargo, American Society for Reproductive Medicine deja claro que ellos no abogan el uso de la misma terminología para embriones como lo hacemos con niños vivos, y que la transferencia de embriones debe ser referida como una “donación”.

La conclusión es que si estás considerando un tratamiento de fertilidad diferente y decides ir por congelar embriones, asegúrate de conocer las leyes de tu estado, redactar un contrato con tu pareja, y pensar muy bien sobre cómo quieres manejar los embriones extra en el futuro.