Cómo preparar tus propios encurtidos-MainPhoto

Cómo preparar tus propios encurtidos-MainPhoto

No sólo los encurtidos saben bien, sino que parece que todos están hablando de lo buenos que son también. Pepinillos, chucrut, kimchee y otros alimentos fermentados que pueden durar en tu refrigerador mucho más que alimentos no encurtidos, introducen probióticos a tu cuerpo para ayudarte a balancear la microflora. Otra ventaja de los encurtidos es cómo encierran la humedad y agregan sabores profundos y complejos a carnes como res, puerco o cordero. Encurtir es una técnica simple que involucra marinar tus ingredientes en una mezcla de sal, agua y comúnmente otras especias o agentes sazonadores. “La sal agrega un sabor tremendo”, dijo el científico Greg Blonder en una entrevista con Real Simple. “Y el encurtido, si lo haces bien, hará que la sal entre profundamente a la carne, así que cada mordida tendrá un sabor salado y agradable”. Y que no te preocupe que tu carne quede muy salada. Las recetas de encurtido sólo suelen contener de 5 a 8 por ciento de sal.

Lee también: Del kimchi al kombucha: 10 razones para consumir alimentos fermentados

Cómo-preparar-tus-propios-encurtidos-Photo2

Por ejemplo, si el clima frío te tiene con antojo del platillo favorito de Peter Brady de chuletas de cerdo y salsa de manzana, todo lo que necesitas para el encurtido son cuatro chuletas de cerdo, tres tazas de agua, ¼ de taza de sal Kosher, ¼ de taza de azúcar morena ligera y 2 cubos de hielo. Empieza mezclando el agua, sal y azúcar hasta que se disuelvan y luego revuelve en el hielo y cualquier otra especia y enfría el encurtido. Entonces, coloca las 4 chuletas de cerdo en una bolsa con cremallera de bloqueo, echa el encurtido sazonado y sella la bolsa. Finalmente, coloca la bolsa en un bol (¡en caso de que se derrame!) y refrigera de 2 a 6 horas y luego cocina la receta según se requiera. Puedes hacer lo mismo con un pavo de Acción de Gracias y si no tienes un contenedor lo suficientemente grande para escabechar tu pavo, puedes comprar un kit de encurtido en Crate & Barrel, que incluye una bolsa de especias y una bolsa grande para trabajo pesado. O puedes comprar una bolsa de encurtido.

Cómo-preparar-tus-propios-encurtidos-Photo3

Si eres vegetariana, las verduras con una corteza más dura como los pepinos y pimientos son encurtidos perfectos. Los tubérculos como zanahorias y rábanos también funcionan bien. Una receta de encurtido básica que puede ser usada para la mayoría de las verduras, usemos zanahorias en este caso, y que es fácil de recordar requiere partes iguales de agua y vinagre, y un cuarto de la sal a la azúcar. Agregar granos de pimienta negra, semillas de mostaza u otras especias preferidas a la mezcla, realmente le da un toque extra. Entonces pon el vinagre, azúcar, sal, granos de pimienta, semillas de mostaza, especias y 2 tazas de agua en una olla media a fuego alto, moviéndolo ocasionalmente. Baja el fuego y déjalo hervir a fuego lento por 10 minutos. Después, pon las zanahorias en un contenedor resellable a prueba de calor o en un frasco y echa el líquido caliente sobre las zanahorias. Finalmente, cúbrelas y déjalas enfriarse a temperatura ambiente por al menos dos horas antes de servir. Ahora tienes zanahorias saludables que durarán más en tu refrigerador y están llenas de probióticos. Y es tan fácil.