Pero este texto sostiene “la verdadera satisfacción erótica” es establecida por la práctica sexual con alguien con quien de verdad tienes una “atracción ordinaria”. Solo necesitan ser compatibles, lo cual es la base perfecta para una relación sexual satisfactoria. Una vez que tengas esa base, todos tus otros esfuerzos, desde la seducción, hasta probar varias posiciones eróticas entran en juego para llevar tu relación al siguiente nivel.